Argentina, San Juan, Miércoles 05 de Mayo de 2021
La industria del vino en peligro
Por: Pablo Lacoste, historiador





Aumentar Tamaño Texto
Disminuir Tamaño Texto
Enviar A Un Amigo
Recomendar DIARIOLIBRE.info
Imprimir
El gobierno nacional viene de asestar un nuevo golpe a la industria vitivinícola argentina, particularmente, a su rama más dinámica: los exportadores. Y esto afecta particularmente a Mendoza porque en esta provincia están casi todos los exportadores( y a provincias como San Juan y La Rioja en menor medida).
Con su habitual indolencia frente a la cultura del trabajo que los mendocinos hemos construido durante 450 años para tener hoy en pie una industria competitiva y que no requiere de subsidios, el gobierno K ha causado un nuevo problema.
No se quedaron conformes con imponer retenciones: el vino argentino debe ser el único producto industrial del mundo que paga impuestos a las exportaciones. A pesar de ello, los K, ahora, han dado una nueva vuelta de tuerca.
La decisión del gobierno de Brasil, de poner trabas a la importación de vinos argentinos, es la reacción directa y necesaria que se sigue de las trapisondas del gobierno K en materia de comercio exterior. En efecto, el gobierno de Lula ha actuado de una forma totalmente previsible y razonable. No se podía esperar otra actitud, después de las provocaciones del gobierno argentino.
El origen del problema se encuentra en una convicción del gobierno K: el voto popular se obtiene con imágenes y no con realidades. Por eso, los K enmascaran la inflación con datos falsos del INDEC trucho. Para ellos, lo importante es dar noticias buenas. No importa a qué costo.
Los problemas con Brasil se generaron por esta forma de razonar. El gobierno K buscaba una noticia buena para recuperar a sus votantes después de la derrota electoral. Por ello necesitaba anunciar superávit de la balanza comercial. Pero esta noticia no se podía dar debido a la caída de las exportaciones argentinas. El gobierno insistió en la necesidad de dar esa noticia y ordenó a los funcionarios que la fabricaran. Y los economistas K encontraron la forma: restringir unilateralmente las importaciones. Como resultado, se logró el efecto que los K deseaban: se derrumbaron de golpe las compras al exterior y el saldo de la balanza comercial argentina resultó positivo. El gobierno pudo realizar su anhelado anuncio. Y respiró aliviado, considerando que con eso, lograba un poco de oxígeno político. Pero, una vez más, se compró momentum presente a cambio de futuro. Y en este caso, el futuro llegó muy rápido.
Las medidas unilaterales de los K no podían dejar de tener respuesta por parte de Brasil. El presidente Lula, que tiene una visión de estadista mucho más amplia que los K, tuvo paciencia mientras pudo; trató de solucionar el problema por las buenas. Hasta que él también tuvo presiones internas y no tuvo más remedio que establecer medidas simétricas. El problema se trasladó entonces a los vinos de Cuyo. O sea, los platos rotos por los K, los pagan los viticultores de Mendoza y San Juan, con todos los sectores involucrados: desde empresarios, gerentes y enólogos, hasta obreros, podadores y cosechadores. Todos se hunden en la arena movediza de la economía K.
En realidad, esta traba del mercado brasilero a los vinos argentinos es parte de un problema mayor, que abarca varios aspectos de la política económica exterior del gobierno K. El caso del gas es muy parecido. En Santiago de Chile, la distribuidora Metrogas acaba de anunciar que dejará de comprar gas argentino. Prefiere traerlo desde Indonesia, en el otro lado del mundo, antes que adquirirlo de su vecino. Los cortes a las exportaciones de gas, dispuestos por el gobierno K desde 2004, han generado pérdidas de 200 millones de dolares a Metrogas, según los cálculos de esa empresa. Harta de esta situación, Metrogas ha cambiado de estrategia. Para traer gas de Indonesia en barco, hay un costo de flete de miles de millas. Naturalmente, el precio del gas de los barcos, es mucho más caro que el gas de Argentina. Pero Metrogas no duda en pagar más con tal de tener un proveedor confiable, capaz de cumplir los compromisos. Porque los clientes de Metrogas le demandan, precisamente, eso: credibilidad, confiabilidad. Porque a su vez, esos clientes tienen responsabilidades que cumplir.
La política económica del gobierno K se caracteriza por la absoluta irresponsabilidad con respecto a las exportaciones argentinas. Es como si los funcionarios de la Casa Rosada no supieran lo que cuesta elaborar un producto industrial de calidad internacional, conseguir un mercado, ganar un cliente, construir confianza, entablar una relación de largo plazo y procurar sostenerla con responsabilidad. El daño que han hecho con el vino y con el gas se replica hacia los exportadores de frutas, carnes y demás productos agrícolas, ganaderos y agroindustriales.
De todos modos, los K tienen admiradores en muchos países del mundo: empresarios extranjeros que compiten con los productos argentinos en los mercados internacionales, se regodean y se frotan las manos. ¡Se les hace agua la boca al comprobar las jugosas ganancias que van a hacer! ¡Ganancias grandes y rápidas, pues su principal rival se està suicidando! Esos empresarios extranjeros, competidores de los productos argentinos, idolatran a los K: los consideran sus mejores aliados, pues les permiten ganar mercados para colocar hidrocarburos, carnes, leches, vinos, soja y trigo, entre otros productos.
El parecer, los K ya están pensando en la próxima campaña electoral. La mala experiencia de las valijas de Antonini Wilson los hace dudar de la conveniencia de aceptar la ayuda del teniente coronel Hugo Chávez. Por eso, los K están preparando el camino para obtener financiamiento desde otras fuentes externas. Y con estas medidas, lo están logrando de forma muy eficiente. ¡Muchos empresarios extranjeros estarán encantados de aportar a la causa K!



DiarioLibre.info en Facebook


DiarioLibre.info en Whatsapp
PUNTOS DE VISTA
23/02/2021
05/05/2021
MENDOZA: El JUEZ FEDERAL BENTO IMPUTADO CAUSA DE CORRUPCIÓN Y COIMAS ALLANAN ESTUDIOS DE 3 ABOGADOS
Esta mañana buscaron documentación y dinero en propiedades de los letrados Luciano Ortego, Martín Ríos y Matías Aramayo. La mujer de juez, también fue imputada.
Oscar Guillén
MIÉRCOLES, 5 DE MAYO DE 2021
La Justicia Federal acaba de abrir el juego de una causa que, hasta ahora, permanecía en secreto, en la que se investigarían “coimas y asociación ilícita” y que tendría como principal sospechoso al juez federal mendocino Walter Bento, junto con un abogado local.

De hecho, esta mañana se le notificó al juez Bento la imputación como jefe de una asociación ilícita y también se imputó al abogado Luciano Ortego. Además, se sumaron imputaciones a María Isabel Boiza (esposa de Bento) y a los abogados Martín Ríos y Matías Aramayo. La imputación para Bento es por seis hechos de cohecho pasivo, lavado de activos y enriquecimiento ilícito.


Como parte de la causa, el fiscal federal Dante Vega ha ordenado allanamientos masivos en casas y estudios de todos los implicados. Estas medidas se están ejecutando desde hoy temprano. En principio, habría algunos implicados en condición de aprehendidos.

Se trata de una causa que despierta gran interés, incluso en el ámbito político, teniendo en cuenta que es un año de elecciones y que Bento es el juez electoral de Mendoza.

Esta mañana, la Policía Federal allanó el estudio de Ortego en el barrio Bombal de Ciudad y también la casa de sus padres, en Chacras de Coria, Luján, en busca de documentación sobre el caso y de dinero en efectivo, ya que -según trascendió- se estarían manejando cifras millonarias.

También se allanó la oficina del juez Bento. /Orlando Pelichotti, Los Andes.
TAMBIÉN SE ALLANÓ LA OFICINA DEL JUEZ BENTO. /ORLANDO PELICHOTTI, LOS ANDES.JUEZ BENTO
Todo comenzó en marzo de 2020, cuando se detuvo al “narcofinancista” Walter Bardinella Donoso (40), un hombre que permanecía prófugo y era buscado por participar en el transporte de 400 kilos de marihuana. Al analizar su celular, se descubrió que Bardinella se comunicaba con el empresario Diego Aliaga (51), quien a su vez le decía que contactos en la Justicia Federal le podían otorgar la prisión domiciliaria a cambio de dinero.

Luego, en septiembre de 2020, explotó el “caso Aliaga”: este hombre, -un habitué de los cafés cercanos a Tribunales- terminó secuestrado, asesinado y enterrado en un campo inculto de Lavalle. Su socio, Diego Barrera (50), fue detenido junto a su mujer y sus hijastros. Barrera, expresó que tal vez Aliaga estaba desaparecido porque estaba en un “negocio turbio”: tenía contactos en los Tribunales Federales que le permitían conseguir beneficios a cambio de importantes sumas de dólares.

Hoy se allanó el estudio del abogado Luciano Ortego, en el barrio Bombal. / Orlando Pelichotti, Los Andes.
HOY SE ALLANÓ EL ESTUDIO DEL ABOGADO LUCIANO ORTEGO, EN EL BARRIO BOMBAL. / ORLANDO PELICHOTTI, LOS ANDES.JUEZ BENTO
Incluso, Barrera habría dicho que Aliaga y un abogado –sería Luciano Ortego- se contactaban con los abogados de los detenidos y les ofrecían estas ventajosas condiciones. Y si el defensor del detenido se negaba a participar del “negocio”, hablaban directamente con el implicado y lo instaban a abandonar a su defensor a cambio de que ellos mismos lo representaran.

Por estos dichos, el fiscal Vega hizo declarar a Barrera durante tres horas.

Todo este asunto llegó a oídos del juez Bento y se filtró a la prensa. Fue en ese momento que Bento contrató a Mariano Cúneo Libarona, quien intentó cuatro veces, durante los primeros meses de este año, hacerse con el expediente que investiga Vega y que tramita el juez de San Rafael Eduardo Puigdéndolas. En cuatro ocasiones se “rebotó” el pedido de este abogado, afirmando que Bento no estaba nombrado en la causa y muchos menos imputado. Pero ahora, el juez sí fue imputado.
04/05/2021
03/05/2021
Muy simbólica esta foto
30/04/2021
Telegrama de renuncia a su trabajo para poder cobrar planes sociales

Cotizaciones
Dolar Riesgo País Precio Del Vino
$5,32 1.000 $2,00
EL AGUA VALE MAS QUE EL ORO
Difunta Correa - San Juan, Argentina
Copyright© 2005 - 2016 DIARIOLIBRE.info - Todos Los Derechos Reservados.