Argentina, San Juan, Domingo 17 de Noviembre de 2019
Las grietas del capitalismo obligan a su reinvencion
Diario El Pais España
Cada vez más economistas piden reformar el sistema para que pueda resolver los problemas que él mismo ha generado




Aumentar Tamaño Texto
Disminuir Tamaño Texto
Enviar A Un Amigo
Recomendar DIARIOLIBRE.info
Imprimir
Vivimos los últimos días orgiásticos del Imperio Romano. Al menos su equivalente moderno. El mundo habita un gozne de tiempo que llevará al ser humano a un nuevo Renacimiento o a un Neofeudalismo. De nosotros depende. Nuestra era barroca dominada por el gasto, los viajes, la inequidad y valorar todo en términos de posesión y dinero ha ido demasiado lejos. El capitalismo actual ha ido demasiado lejos. Está roto, fracturado y sus astillas saltan despedidas como casquillos de bala sobre millones de personas. En retroceso contra su propia paradoja. Por primera vez en la historia un único sistema económico rige el mundo. Hay, claro, variaciones. China, Estados Unidos o Suecia defienden, por ejemplo, sus propios modelos. Pero así vamos, diría Francis Scott Fitzgerald, adelante, botes que reman contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado. Porque en 1992, el escritor estadounidense Francis Fukuyama propuso que la historia había muerto y el capitalismo era el único superviviente. Margaret Thatcher ya había advertido antes de que “no existía alternativa” al libre mercado. Y el mundo caía hechizado bajo el relato del filósofo Mark Fisher y su concepto de “realismo capitalista”.



Pero este capitalismo neoliberal de las últimas dos décadas no termina de funcionar. Aunque a algunos la posibilidad de su muerte o de un cambio profundo le suene tan fantasioso como los viajes a través del espacio-tiempo.

— ¿Muchos autores hablan de la muerte del capitalismo? ¿Es excesivo?, pregunta el periodista.

— Es una pregunta tonta. No tengo comentarios.

Daniel Drezner, escritor, columnista en The Washington Post y profesor en la Escuela de Leyes de la Universidad de Tufts en Boston (Estados Unidos), representa muy bien ese pensamiento anglosajón de la dificultad de imaginar ningún otro sistema además del capitalismo. Ni que decir tiene de su muerte. Quizá porque en lo más oscuro del sueño americano lo opuesto a capitalismo es comunismo. Aunque tal vez se equivoca. Una encuesta de Gallup revela que la mitad de los jóvenes adultos estadounidenses ya prefieren algún tipo de socialismo al capitalismo.


Las grietas del capitalismo obligan a su reinvención
“Los superricos no promueven el crecimiento; lo hacen la educación y los impuestos”
Las cicatrices de la crisis amplían la brecha entre regiones ricas y pobres en España y la UE
Los países ricos reducen el gasto en crisis humanitarias, aunque la demanda aumenta
¿Hay futuro para la clase media?
Hace falta reformar el sistema económico. Se llame capitalismo progresista (Joseph Stiglitz), socialismo participativo (Thomas Piketty), Green New Deal (Alexandria Ocasio-Cortez) o democracia económica (Joe Guinan y Martin O’Neill). Ya acordaremos su gramática. Lo que resulta innegable es que el sistema tiene fallos. En vez de prosperidad para todos también ha traído bajos salarios, más trabajadores en la pobreza, crisis bancarias, la mayor desigualdad de la historia, populismo y las cenizas de la emergencia climática. “Además el sistema, lo ha advertido la OCDE, está cercando a las clases medias, que es la base para medir una prosperidad bien repartida”, alerta Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), quien recorrerá estos daños en su próximo libro, Excesos (Editorial Planeta). Sin embargo, por el mundo discurre un insólito consenso de que danzamos ebrios sobre el acantilado, tras décadas embebidos por una especie de anarcocapitalismo. Incluso Ray Dalio, fundador del fondo especulativo más rentable del planeta, Bridgewater Associates, ha sentido su particular epifanía. “Todas las cosas buenas llevadas al extremo pueden ser autodestructivas y todo debe evolucionar o morir. Esto es ahora cierto para el capitalismo”, advierte.

Hay que cambiar, y hacerlo antes —escribió Ernesto Sábato— de que llegue el fin. Hasta el periódico conservador británico Financial Times abraza la ida. El 18 de septiembre, miércoles, envolvía una publicidad con un titular que hizo que se le atragantara la tostada a muchos de sus lectores: Capitalism. Time for a Reset. “Hablar del final del capitalismo es un relato potente. En muchos aspectos, nunca hemos estado en una posición tan débil. Desde luego hay un enorme apetito y ganas de transformar la economía (sobre todo por las implicaciones en el cambio climático) pero estamos históricamente bajos en términos de poder político y recursos”, matiza Jonathan Gordon-Farleigh, cofundador de Stir to Action, una organización que quiere construir una nueva economía basada en la “propiedad democrática”.

Las grietas del capitalismo obligan a su reinvenciónpulsa en la foto
Esa historia es un recuento de días desperdiciados. Después del derrumbe del comunismo soviético en 1989 y la entrada durante 2001 de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) pareció que, durante un breve fogonazo de la existencia humana, el planeta convergía hacia una política económica de libre mercado y democracias liberales. Mera ilusión. “Mirando hacia el pasado, el tiempo desde la caída del Muro de Berlín parece una oportunidad perdida”, narró en 2017 el novelista Kazuo Ishiguro durante la aceptación del premio Nobel. “Se han permitido que crezcan enormes desigualdades de riqueza y oportunidades. […] Y los largos años de políticas de austeridad impuestas a la gente normal después del escandaloso crash de 2008 nos han llevado a un presente en el que proliferan las ideologías de extrema derecha y los nacionalismos tribales. El racismo está aumentando otra vez, revolviéndose debajo de nuestras calles civilizadas como el despertar de un monstruo enterrado”. La amenaza es cierta y sólo Kenzaburó Oé, otro Nobel, logra plantear la pregunta precisa al evocar el título de uno de sus extraordinarios cuentos: Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura.

Aciertos y errores

El capitalismo busca su redención, escribir al mundo una narrativa nueva; y justa. La sociedad reclama una economía más inclusiva, menos explotadora y menos destructiva con el planeta. Es cierto que el sistema actual ha reducido la pobreza en la Tierra, aumentado los índices de escolarización o proporcionado una base para conseguir una vida mejor pero ha fracasado en lo innegociable: el reparto de la riqueza. “Pese a todo, el capitalismo es el único sistema posible. No buscamos otro. Estamos en una situación similar a la de los años treinta, el sistema tiene que generar soluciones para salvarse así mismo”, reflexiona Federico Steinberg, investigador principal del Real Instituto El Cano. Características de una exclusa que busca sus diques de contención sostenida por sus propias metáforas. “El reto es suavizar sus efectos más destructivos igual que se hace con las presas en los ríos. No se sustituye el sistema fluvial de la naturaleza pero se controlan las crecidas para evitar las inundaciones y que en las sequías haya agua que beber”, explica el economista José Carlos Díez.


Lejos de España, en la Gran Manzana, Branko Milanovi? no sueña con ovejas eléctricas sino con tablas de datos. Con ellas, el economista, profesor de la Universidad de Nueva York, analiza la desigualdad. No deja de ser paradójico que las cifras cuenten hoy mejor que las palabras el relato de nuestra existencia. “Muchas personas hablan de la ‘crisis del capitalismo’. Un error. Es justo lo contrario. Nunca ha tenido tanto poder y prevalencia como ahora”, cuenta en una entrevista en Promarket, la bitácora del Stigler Center de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago. “Hace falta, eso sí, un ‘capitalismo civilizado’. Pero el capitalismo perdurará como el único modelo de producción posible porque no tenemos otra alternativa. Esto no significa que no la tengamos dentro de 200 años”, avanza. Quizá no haya que esperar tanto. “Vivimos en el tiempo del capitalismo. Su poder nos parece ineludible. Pero también lo pareció el derecho divino de los reyes”, escribió en 2014 la poeta Ursula Le Guin.

En su último libro, Capitalism, Alone, Milanovi? distingue dos tipos de sistemas que compiten entre sí. Un capitalismo liberal y meritocrático —el Occidental— frente al capitalismo autoritario de China. Este último es la expresión de una burocracia eficiente, la ausencia del imperio de la ley y la autonomía del Estado. Mientras, el capitalismo liberal, sirve, sobre todo, a la plutocracia. Ambos comparten tristes vínculos: el aumento de la inequidad y la concentración del poder político y económico en manos de una élite. Aunque quizá el hallazgo que desvela al experto, en ese contar de ovejas, sea otro. Y resulta muy inquietante. “El reajuste económico del mundo no es solo geográfico; también político. El éxito económico de China socava el mantra Occidental de que existe un vínculo irrebatible entre capitalismo y democracia liberal”, sostiene el economista.

Bajo este cielo de incertidumbres, un colega de Milanovi?, el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, plantea un “capitalismo progresista”. Y no es un oxímoron. Sino un pasar de páginas de su libro People, Power and Profits. Todo gravita sobre la atracción de una idea central. “La visión de que el Gobierno es el problema, no la solución, es un error. Al contrario. Muchos de los mayores desafíos de nuestra sociedad como el exceso de contaminación, la inestabilidad financiera o la inequidad han sido creados por los mercados”, denuncia Stiglitz. Los economistas, sobre todo de izquierdas, buscan salidas al laberinto. El francés Thomas Piketty propone un “socialismo participativo”. La propiedad se vuelve “temporal” y los “bienes y la fortuna circulan de forma permanente”. Plantea que los supermillonarios deberían estar sujetos a un tipo sobre el patrimonio de hasta el 90%, las empresas tendrían que manejarse en términos de cogestión (los trabajadores compartirían el poder) y los jóvenes a los 25 años recibirían algo parecido a una herencia de 120.000 euros. Un derrocamiento del derecho divino de los reyes. “Los planteamientos de Stiglitz buscan reequilibrar la balanza, los de Piketty quieren cambiar la historia”, observa Carlos Martín, director del gabinete Económico de Comisiones Obreras. “El economista francés persigue redefinir el concepto básico del sistema capitalista: la propiedad privada. Aspira a transformarla haciéndola temporal, elevando su rotación. Aplica al capital las mismas recetas que éste le ha administrado al trabajo durante la hegemonía neoliberal. Parafraseando al filósofo Zygmunt Bauman [1925-2017] hace líquido al capital para conseguir una sociedad más sólida”. “Pero todo es igual, y tú lo sabes”, escribió el poeta Luis Rosales. Piketty cree que no existen diferencias entre los titanes de las grandes tecnológicas y los oligarcas rusos: ambos explotan los recursos de la sociedad.


Aunque si existen unas tierras que drenan esa riqueza son los paraísos fiscales y la elusión de las grandes corporaciones. “Es la mayor amenaza a un capitalismo justo y progresista”, admite Alex Cobham, consejero delegado de Tax Justice Network. Todos los años, asegura, las multinacionales privan a los Gobiernos de unos ingresos de 500.000 millones de dólares. “Con ellos, habría suficiente para dar dos dólares diarios a los 650 millones de seres humanos que viven por debajo del umbral de la pobreza, situada en 1,90 dólares”, calcula el activista fiscal.

Pero el sistema acorrala la equidad. “La erosión de las bases imponibles y el traslado de beneficios perpetúan un capitalismo desigual e injusto”, avisa Brad Setser, economista del think tank neoyorkino Council on Foreign Relations. La organización revela un dato que justificaría por sí solo una algarada: las corporaciones estadounidenses comunican siete veces más beneficios en pequeños paraísos fiscales (Bermuda, el Caribe Británico, Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Singapur y Suiza) que en seis grandes economías (China, Alemania, India, Francia, Italia y Japón).

Quizá el problema es que demasiadas veces la sociedad se comporta como un gas inerte y vacío. Frederick Douglass (1818-1895), abolicionista estadounidense, advirtió: “El poder no da nada sin exigírselo. Nunca lo ha hecho y nunca lo hará”. Hace falta tensar el discurso, sentir el dolor de millones de personas y entender el planeta con la ambición de cambiarlo. Una nueva generación de economistas y pensadores (Joe Guinan, Martin O’Neill, Christine Berry) quiere redistribuir el poder económico. Al igual que en una democracia sana se reparte entre todos el control político. Lo llaman “democracia económica”. El resultado es una economía que se ajusta a la sociedad y no —como ocurre ahora— una sociedad subordinada a la economía. “Esta nueva economía en realidad no habla de economía sino de una visión distinta del mundo”, concede Christine Berry en The Guardian.

Cambio de era

Estamos en medio de un cambio de era, los desafíos, como la emergencia climática, no tienen parangón en la historia humana, y veremos si conducen a una nueva Ilustración o al invierno de la Edad Media. En este tránsito, Jason W. Moore, historiador medioambientalista, propone el término Capitalocene. “Una provocación” —admite— “frente a los argumentos del popular Antropoceno. El conflicto entre la Humanidad y la Naturaleza. Esta revisión medioambiental del capitalismo considera que el “crecimiento económico”, “la dominación social y la desigualdad” son cómplices entre sí, y juntos incendian la actual crisis planetaria. Entonces, ¿puede sobrevivir este sistema? “La historia no es una bola cristal. Sin embargo, desde hace 3.000 años, los cambios climáticos son desfavorables para las clases dominantes. Fue cierto en el famoso colapso de la Edad de Bronce (siglo XII a.C) o durante la primera crisis climática del capitalismo —de 1550 a 1715—, en la peor parte de la Pequeña Edad del Hielo (PEH). La esclavitud y el recurso a la agricultura evitaron su muerte. Pero generó horribles conflictos militares”, resume el historiador.

Sin embargo, el capitalismo hoy, entendido también como un sistema cultural y de poder, sigue poniendo en peligro la existencia de la vida en la Tierra. El Green New Deal, lanzado por la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, es un movimiento de gente joven para salvar un planeta muy avejentado. Quiere generar en diez años toda la electricidad de Estados Unidos a partir de fuentes limpias, actualizar la red de energía, modernizar las infraestructuras de transporte y formar a los trabajadores para que encuentren espacio en este paisaje verde. En hebreo se resume con una palabra: Hineni. “Aquí estoy”. La respuesta que Abraham dio al Señor cuando le pidió que sacrificara a su hijo Isaac. Pero que nadie espere hallar aquí a los humildes y los mansos. En el mundo hay 40 billones de dólares en fondos de pensiones, si volcaran parte de sus recursos sobre las energías limpias (y dieran la espalda a lo fósil), las finanzas ayudarían a resolver un desastre del que algunos les acusan.

Porque la última década ha sido un viaje insoportable a través de una inmensa desigualdad, un crecimiento mínimo de la productividad y una enorme crisis financiera. El sistema no funciona y el dolor de muchas sociedades occidentales se parece a ese caballo que grita en el Guernica de Picasso. Es el auge del “capitalismo rentista” —según el escritor y columnista Martin Wolf— el que justifica esta imagen. “Una economía en la cual el mercado y los poderes políticos permiten a individuos y empresas privilegiadas extraer de los demás gran parte de esa renta”, describe en Financial Times. Y remata: “Las finanzas liberalizadas tienden a metastatizar como un cáncer”. El economista estadounidense Stephen Ceccehtti advierte de que el “desarrollo financiero es bueno hasta cierto punto, a partir de ese límite se convierte en un obstáculo para el crecimiento”. ¿Hace falta un nuevo sistema? “La solución” —matiza por correo electrónico— “no es un sistema financiero diferente sino solo uno más pequeño”. También más justo.


Las millonarias retribuciones de muchos directivos han servido al capitalismo para “expoliar renta” de la sociedad, critica el economista británico independiente Andrew Smithers. Unos salarios orgiásticos logrados, según este experto, a costa de la inversión a largo plazo de las empresas. El resultado es una baja productividad y un crecimiento económico lento. “Y el crecimiento supone una parte esencial de la felicidad por dos razones: la pesadumbre producida por la caída de los ingresos resulta mayor que la ocasionada por el aumento y, además, la esperanza de progreso personal, pero también de nuestros hijos y nietos, es básica para nuestro bienestar”, defiende Smithers.

Ese desequilibrio tiene una geografía interior, inmaterial, pero también física. Él éxito de ciudades y territorios como la bahía de San Francisco, Los Ángeles, Nueva York o Londres ha generado un efecto llamada de personas con talento y bien retribuidas. Su llegada no solo dispara los precios inmobiliarios sino que crea escalones muy distintos en los ingresos de la zona. Y sobre la tierra se acumula la desigualdad. De varias maneras. “Absorbiendo talento de las regiones y de una forma más sutil a través de una cultura del desdén hacia las provincias”, alerta el economista Paul Collier.

Pero lejos de la macroeconomía, las grandes tendencias que mueven el mundo o la necesidad de desarrollar un mecanismo que responda a los retos de la era postindustrial quizá todo sea más cercano, más sencillo. Necesitamos una “economía del afecto”. Una que no ignore, por ejemplo, a la mayoría de la Humanidad: los niños y las mujeres. Ni el trabajo esencial que éstas desempeñan. A veces sin ser retribuido, a veces infrapagado. Un sistema que entienda que tal vez el único oficio real que existe desde que el hombre aprendió a sentir es cuidar de sus seres queridos. El auténtico capitalismo del siglo XXI.

EN BUSCA DE UN SISTEMA MÁS JUSTO
Dos voces. Un nuevo milenio. El capitalismo ha muerto. ¡Viva el capitalismo! El mundo sorprendido en plena conversación con sus íntimos contrasentidos. Gar Alperovitz tiene 83 años. Es un prestigioso economista político y activista estadounidense. A veces algo marginal. Recuerda a Noam Chomsky. No porque le escuchen pocos, sino por la hondura de sus palabras. Desde los años sesenta ha presentado innovaciones económicas que ponen por delante la sociedad frente a los beneficios. En 2000 cofundó, en la Universidad de Maryland (Estados Unidos), Democracia Colaborativa, un centro de investigación para revitalizar las zonas más deprimidas del país. Sus trabajos en Cleveland, una ciudad que, al igual que Detroit, vivió una pérdida inmensa de empleos, fueron reveladores. Concibió un “sistema de generación de riqueza” construyendo relaciones económicas locales, a pequeña escala; lejos de las grandes cadenas de distribución; ajenas a las poderosas multinacionales. El capitalismo ha muerto. ¡Viva el capitalismo! Branko Milanovi?, 65 años, economista de origen serbio que trabaja en Estados Unidos, es imprescindible, junto con el francés Thomas Piketty, para comprender la desigualdad del planeta. Dos voces. Un nuevo milenio. Si el capitalismo actual ha muerto, ¿llega, entonces, una economía más democrática?

Gar Alperovitz siente, parafraseando al dramaturgo Bertolt Brecht, vivir en el principio del comienzo. “Una nueva sociedad democrática no es una fantasía idealizada”, reflexiona. “Es cierto que aún no estamos en una era de cambio sistémico. Sin embargo, de manera constante pero segura, y en medio del dolor y las negativas propuestas populistas, se están creando movimientos políticos, ambientales, raciales y culturales, así como nuevos esfuerzos de estructura institucional, orientada a una posible reconstrucción a largo plazo”. Vibra en el aire una necesidad de cambio. Porque algunos peligros se conocen desde hace tiempo. “Los hombres no deberían ser gobernados por ninguna autoridad que no puedan controlar”, advirtió en 1921 el teórico socialista británico R. H. Tawney. El capitalismo de las últimas décadas ha sido el inútil empeño de cabalgar un tifón. Y cientos de millones de seres humanos han sufrido. “Una economía ideal”, observa Alperovitz, “debe partir de un fuerte compromiso de construir comunidades saludables y equitativas basadas, desde sus cimientos, en instituciones económicas democráticas”. Esa imagen la recoge Branko Milanovi?, la lleva a su terreno, la baja al suelo: la injusticia, y, desde ahí, plantea su particular comienzo. “Un sistema económico idóneo tiene que estar regido por una baja inequidad de ingresos y riqueza, mismas oportunidades para prosperar y conseguir trabajo y una relativa igualdad de influencia política”, desgrana el economista. Dos voces. Un nuevo milenio. Hay otras, claro, muchas. Jonathan Gordon-Farleigh, cofundador de Stir to Action, una institución que plantea una nueva economía basada en la “propiedad democrática”, imagina un capitalismo trazado por una “economía plural que democratice la propiedad dentro de los centros de trabajo y comunidades a través de cooperativas y empresas donde los empleados sean dueños”. Mientras, James Meadway, antiguo asesor de ­John McDonnell, el portavoz laborista en la sombra, defiende algo tan evidente como lejano: “Una economía radicalmente más justa, más democrática y más sostenible en la que la riqueza sea compartida por todos”. ¿El capitalismo ha muerto? ¿Viva el capitalismo?



DiarioLibre.info en Facebook


DiarioLibre.info en Whatsapp
EL AGUA VALE MAS QUE EL ORO
PUNTOS DE VISTA
14/11/2019
Aumentó la Nafta 5%, en San Juan ya vale la super $55 pesos
13/11/2019
Cayó piedra el domingo en Dpto Sarmiento
12/11/2019
Evo Morales con asilo politico en Mexico
08/11/2019
“de tanto quitar nos quitaron hasta el miedo”
08/11/2019
La tierra en miñatura

Cotizaciones
Dolar Riesgo País Precio Del Vino
$5,32 1.000 $2,00
EL AGUA VALE MAS QUE EL ORO
Difunta Correa - San Juan, Argentina
Copyright© 2005 - 2016 DIARIOLIBRE.info - Todos Los Derechos Reservados.