Argentina, San Juan, Sábado 17 de Noviembre de 2018
Valle de la Luna - San Juan - Argentina
Bolsonaro no es Hitler, ni es un fascista. Todavía no sabemos lo que es
De Carlos Balmaceda
Los brasileños, como cualquier pueblo, no se suicidan. Se defienden como pueden. Elaboran lo que les pasa como pueden. Y esperan que alguien los conduzca.




Aumentar Tamaño Texto
Disminuir Tamaño Texto
Enviar A Un Amigo
Recomendar DIARIOLIBRE.info
Imprimir
Bolsonaro no es Hitler, ni es un fascista.
Todavía no sabemos lo que es.
Los brasileños, como cualquier pueblo, no se suicidan.
Se defienden como pueden.
Elaboran lo que les pasa como pueden.
Y esperan que alguien los conduzca.
Si tenés 200 asesinatos por día, si la vida, que es EL valor, la condición más alta a partir de la cual después hablamos de todo lo demás, está amenazada, el primero que te prometa defenderla, será elegido.

Si tu mensaje a cientos de millones de pobres es decirles que lo más trascendental para la patria son los derechos de unas minorías, si además, esos derechos amenazan lo segundo que en tu cabeza aparece como lo más importante después de tu vida, que es la familia, ¿por qué votarías al que viene a perjudicarte en eso sin asegurarte siquiera lo primero?

La campaña en contra de las reivindicaciones del PT pueden ser falsas, pueden jugar con imaginarios exagerados o confusos, pero por algo se los pudo enredar en eso. Básicamente, porque un partido que se llama "De los trabajadores", hace una marcha multitudinaria no con sindicatos, no a favor de los trabajadores, no para reivindicar derechos o repudiar su quita, sino que la hace con minorías sexuales para acusar de homófobo, misógino, racista a un tipo que está prometiendo proteger tu vida, incluso dándote armas, y proteger a tu familia, incluso eliminando minorías, o sugiriéndolo.

El mundo se volvió demasiado líquido, se llenó de consignas, se le abrió la puerta a infinidad de modos alternativos de vida. Cualquier familia sencilla, entra, por vía de sus hijos, en universos sinuosos, oscuros, más ricos que la rutinaria existencia de ese núcleo, pero al fin riesgosos, tanto como para conservar, en el fondo, la idea de una armonía, tal vez idealizada y perdida que recupere esa paz que todos los días se añora con un nuevo horror.

En menos de una semana, un menor intentó abusar y asesinó a su prima de nueve años.

Y una tía y un tío intentaron abusar y asesinaron a su sobrina de diez.

¿Cómo procesa tanto horror la gente? ¿Cómo el discurso político la ayuda a procesarla? ¿Cómo crear un nuevo contrato social, a partir del cual se refunde la familia, y cómo, en el mientras tanto, se dan soluciones, promesas, alivios?

Tanta liquidez tiene como contrapartida una palabra dura, fuerte, caricaturesca. Y no curiosamente dicha por machos alfa. Tendrían que pensar las feministas yanquis en la ironía de apoyar a una femigenocida de buenos modales en contra de un brusco patán que en dos años no asesinó ni a un mínimo porcentaje de los que por mano de esa mujer tan educada fueron ejecutados. Y de paso, pensar cómo es que a tanta histeria y ritual comunitario, le correspondió una respuesta de pesadilla, con personajes de trazos gruesos machistas.

Paradójicamente, desde el centro del mundo, desde donde operan las usinas de ideología de género, los representantes de dos minorías oprimidas, una mujer y un negro, mataron en modo industrial.

Y el que puso freno a la masacre lo hizo con tuits incendiarios, porque una palabra degradada y líquida, puede ser táctica a esta altura: esconder, trazar límites, promover identidades. Reunir en un mensaje simple y contundente, hasta banal, a esos que se han quedado de a pie.

No sé si Bolsonaro es el Trump brasileño, pero si lo fuera, significaría un tipo que defiende la industria y el trabajo nacional, y algunos valores conservadores que en la cabeza de la gente -y no solo ahí- se sienten amenazados. Los nacionalismos de centro y periferia son incomparables, pero si el traslado de características pudiera hacerse, resultaría eso.

El PT no solo dejó abierto el flanco e la corrupción, tanto en acto como en boca de sus adversarios mediáticos, sino que además, lo hizo con un gestor neoliberal en lo económico. Mientras fue laxo en la defensa de los derechos de los trabajadores, esos que están en el nombre de su partido, se asumió defensor de minorías que no han hecho más que irritar al ciudadano de a pie.

Como diría Iorio, "A Bolsonaro lo inventaron ustedes, putos".

¿Y por casa? ¿Cuánto hace que hay gente harta de los "empoderamientos" que han decretado la cacería del hombre porque "yo te creo hermana", cuánto hace que se advierte a núcleos cercanos al kirchnerismo que un kilo de arroz es más importante que una pastilla de misoprostol pero una soberbia hueca y ciega se niega a verlo?

Quien gane en el 2019 tendrá que hacerse cargo de un discurso securitario, y ser clarísimo en cuanto a la corrupción. Se pueden tener las mejores intenciones, pero si no se atienden estas demandas, en parte reales, en parte infladas por un imaginario atizado por los medios, se va a perder.

Por otra parte, las intenciones que asfaltan el camino al infierno, y las políticas que quedan a mitad de camino (¿pero cómo, si la gente tuvo muchos más ingresos, FPT, si consumió, si tuvo mejores trenes, solo les faltó tener hospitales, escuelas con un sistema educativo de calidad, casa propia, seguridad en los barrios más peligrosos, cloacas, cómo fueron tan ingratos de no darse cuenta de que nos faltaba pero que les habíamos "dado" mucho?) son la misma cosa. Se dice que tenemos que hacer algo distinto y mejor a lo que hicimos en el período 2003/2015, y no se dice que es algo viejo, que es lo que se hizo durante 1945/55.

Volviendo a Bolsonaro, todavía no sabemos lo que es, pero no se puede decir que sea un extraterrestre. Es un emergente de limitaciones, parcialidades, timideces y vivir en una burbuja, que por suerte, por imperio de las circunstancias, ya se pincha.

Le tengo mucho más miedo a la soberbia, a lo políticamente correcto, a las minorías falsamente "empoderadas", que mientras se vuelven fuertes, acallan a los cercanos y no registran a los de veras débiles, que a un Bolsonaro, sobre todo, porque , ya no me quedan dudas, lo primero creó lo segundo, y hasta amaga perpetuarse como su socio victimizado.



DiarioLibre.info en Facebook


DiarioLibre.info en Whatsapp
Encuesta
A cual de estos candidatos de CAMBIEMOS VOTARIA para INTENDENTE DE LA CAPITAL
RODOLFO COLOMBO
GONZALO OCAMPO
Ver Resultados Encuestas Anteriores
PUNTOS DE VISTA
14/11/2018
30 árboles que costaron $16.000 c/u están abandonados en un predio municipal sin ningún tipo de cuidado
Son los Ibira Pita que compró la municipalidad de la Capital para la peatonal
EL PREDIO ES EN CALLE 25 de MAYO ENTRE ALVEAR Y PERITO MORENO FRENTE AL PALOMAR. CERO CUIDADO NADA DE RIEGO ENVUELTAS LAS RAÍCES EN NYLON COMO LLEGARON HACE 20 DÍAS .....
09/11/2018
Sergio Uñac compró avión de 13,8 Millones de dólares
El avión sanitario es un avión viejo este nuevo es de uso exclusivo de uña y el ministro chafino
09/11/2018
Esto es en una buena síntesis lo que piensan de la obra pública irresponsable de UÑALANDIA
07/11/2018
Fue entre agosto de 2009 y diciembre de 2016
Click Para Ver Noticia Completa
06/11/2018
La Nafta en San Juan cuesta 10% más cara que en Mendoza o BsAs
$ 37,59 contra $41,40 que pagamos en San Juan
Y el Gobierno Provincial paveando con la copa Davis, zambodromo, velódromo. Preocúpense por gobernar y dejen de facturar en obras innecesarias irreponsables y con visibles sobreprecios

Cotizaciones
Dolar Riesgo País Precio Del Vino
$5,32 1.000 $2,00
EL AGUA VALE MAS QUE EL ORO
Difunta Correa - San Juan, Argentina
Copyright© 2005 - 2016 DIARIOLIBRE.info - Todos Los Derechos Reservados.