Argentina, San Juan, Jueves 14 de Diciembre de 2017
FM Del Sol - La Justa - 91.9
Horacio Jaunarena: Mientras la Prefectura cuida Puerto Madero, el Paraná es una avenida del contrabando de droga






Aumentar Tamaño Texto
Disminuir Tamaño Texto
Enviar A Un Amigo
Recomendar DIARIOLIBRE.info
Imprimir
Una frontera colador, un mar depredado, un país inseguro: es el resultado de la multiplicación caótica de fuerzas desviadas de su misión original. El diagnóstico del ex ministro sobre seguridad y defensa

El ex ministro de Defensa Horacio Jaunarena expuso con crudeza la radiografía de nuestra indefensión en el encuentro mensual del foro Usina de Justicia, que animan Diana Cohen Agrest y Ema Cibotti, y del que participan familiares de víctimas de la inseguridad vial y delictiva y personalidades de la justicia y de otros ámbitos.

Como bien señaló Jaunarena, con frecuencia la opinión pública no presta a tención a este tema porque "tener un conflicto armado con algún país vecino es algo posible pero no probable".

Sin embargo, advirtió, "hay cosas que son posibles y probables y están sucediendo", como el contrabando de drogas y otras mercancías por el descontrol de nuestras fronteras y la depredación constante de la riqueza de nuestros mares.

"Voy a describirles brevemente lo que tenemos en materia de seguridad y en materia de defensa –dijo Jaunarena-: Argentina gasta por año más o menos 9.500 millones de dólares en las fuerzas de seguridad y 3.500 millones de dólares en las Fuerzas Armadas. Pero en 2008, el Jefe del Ejército le señaló a la ministra Nilda Garré que la fuerza no estaba en condiciones de cumplir con la misión que le asigna la ley, y que lo mismo sucedía con la Armada y la Fuerza Aérea. Desde entonces, la situación no sólo no se modificó, sino que se agravó".

A partir de aquí, se transcribe lo esencial de la charla de Horacio Jaunarena en Usina. Un diagnóstico sobre seguridad y defensa, por áreas.

Espacio aéreo y contrabando

La custodia del espacio aéreo, por donde se realiza el contrabando, la tiene la Fuerza Aérea. Para un efectivo control debe haber radares de 3D que son los que identifican los vuelos irregulares, aviones interceptores y una ley que prevea que a aquel que viole la ley alguna cosa le va a suceder.

Tenemos 3 aviones interceptores Pucará que funcionan y no más de seis A4R

La realidad es que la Argentina no tiene, salvo en una mínima parte de su frontera, radares 3D, de tal manera que en el resto pueden pasar aviones sin que nadie los detecte. Además, en la parte cubierta por radares, éstos funcionan intermitentemente por falta de presupuesto. Se estima que hay más de cien pistas clandestinas para que aterricen los vuelos irregulares.

Tenemos 3 aviones interceptores Pucará que funcionan y no más de seis A4R. Brasil tiene más de 80 interceptores. Chile, más de 40. En el supuesto caso de que tuviéramos radares y aviones suficientes, como no tenemos una ley que sancione al infractor, sería bastante inútil. Como se ve, es un problema sistémico que debe abordarse en su totalidad.

Nuestra riqueza ictícola depredada

Si miran una foto del mar argentino de noche van a ver que la milla 200 parece una ciudad: son las luces de todos los barcos que pescan ilegalmente –langostino, calamar, etc.- en aguas argentina; entran a nuestro mar pescan y se van.

Nuestra riqueza ictícola de USD 1.500 millones por año está siendo depredada porque no la custodiamos Nuestra riqueza ictícola de USD 1.500 millones por año está siendo depredada

Así que en lo que respecta a la Armada, olvidémonos de si vamos a pelear con cualquiera, tenemos una riqueza ictícola de más o menos 1.500 millones de dólares por año, que está siendo depredada porque el presupuesto de las naves de superficie para custodiar el mar alcanza sólo para 7 días por año de navegación. Y no solamente están depredando el presente sino el futuro porque están exterminando especies.

Fuerzas de Seguridad: multiplicidad, caos e ineficiencia

Respecto a las Fuerzas de Seguridad, tenemos la Gendarmería, la Prefectura, la Policía Federal, la Policía Metropolitana, la Policía de Seguridad Aeronáutica, la Policía Aduanera, las 24 policías provinciales, tenemos 80 escuelas de formación de policías y otros efectivos de fuerzas de seguridad, y ahora también tenemos las policías locales, municipales, en el Gran Buenos Aires.

El resultado es que todas hacen de todo y nadie hace nada. Las fuerzas de seguridad se han ido expandiendo en sus funciones, pero realizan cosas impropias. Por ejemplo, en el gran Buenos Aires vemos a la Prefectura que teóricamente está para vigilar nuestros ríos y costas, cuidando el tránsito en los lagos de Palermo, tal vez para evitar la pesca ilegal de mojarritas, haciendo seguridad -función policial- en Puerto Madero y en algún barrio privado o cuidando el tránsito. Mientras tanto, el Paraná es una avenida del contrabando por donde entra la mayor parte de la droga.

Salvo que llamemos frontera al Acceso Norte, no se entiende qué está haciendo allí la Gendarmería

Con la Gendarmería pasa lo mismo: es una fuerza de seguridad de frontera. Salvo que la Argentina llame frontera al Acceso Norte, no se entiende muy bien qué están haciendo allí, mientras las fronteras están despobladas.

Así como nuestro espacio aéreo y marítimo están absolutamente descuidados, también nuestro espacio terrestre lo está. Quiere decir que estamos gastando 13.000 millones de dólares en seguridad y nuestro territorio está fuera de control.

¿Qué hacer?

Por lo pronto, redistribuir las fuerzas de seguridad y hacerles cumplir la misión original. La Gendarmería a la frontera, la Prefectura a los ríos, y a cuidar nuestro mar y nuestro espacio aéreo como corresponde, en cooperación con la Armada y la Fuerza Aérea.

Como estamos gastando 3.500 de dólares por año en unas Fuerzas Armadas que no están en condiciones de cumplir con su misión, alguien podría sostener la idea de que no gastemos nada porque es como pagar un seguro a una empresa que sabemos que si tenemos un accidente no nos podrá compensar. Pero obviamente la solución no es ésa, porque las necesitamos para cumplir con la misión que estamos detallando y que la ley les señala. Nada menos que cuidar la libertad y la seguridad de la población, la integridad de nuestros territorios y la preservación de nuestros recursos naturales.

Cuando luchamos por seguridad, estamos luchando por la libertad, porque si no tenemos seguridad es muy probable que perdamos libertad Cuando luchamos por seguridad, luchamos por libertad, porque si no tenemos seguridad es muy probable que perdamos libertad

Hace más de doscientos años, uno de los padres de la democracia americana, sostuvo que cuando una sociedad empieza a notar que le falta seguridad, sus habitantes están dispuestos a resignar libertad. En el altar de la seguridad se sacrifica la libertad. Entonces si nosotros estamos luchando por seguridad en última instancia estamos luchando por la libertad, porque si no tenemos seguridad es muy probable que perdamos libertad. Por ello, una manera de proteger nuestra libertad es procurar seguridad para nuestros compatriotas.

Fuerzas Armadas y narcotráfico

En el tema droga, hay una discusión muy grande sobre si las FFAA deben o no involucrarse. Ortega y Gasset decía que a veces cuando un problema no tiene solución es porque está mal planteado. Y es así en este caso. No se trata de discutir si las FFAA tienen que abocarse o no a luchar contra el narcotráfico. Uno tiene que asignar para cada situación el equipo de seguridad que está preparado para ella.

Si yo tengo una grúa y quiero mover este vaso de acá a acá lo más probable es que lo rompa, no porque la grúa no sirva o quien la maneja sea un bruto, sino porque fue diseñada para otra cosa y el operario que la maneja aprendió a usarla para trasladar otro tipo de materiales.

La lucha centrada en combatir sólo la oferta es insuficiente

Lo que tenemos que aplicar es el elemento adecuado según el tipo de agresión. Si los narcos me atacan con un palo puedo responder con gas lacrimógeno, pero si atacan con obuses, tengo que responder en forma adecuada

En el tema droga, vamos a estar cada vez peor, porque la droga tradicional está siendo sustituida por la droga química, más fácil de hacer y más barata, o sea que vamos a tener cada vez mayor cantidad de consumidores. Entonces, la lucha que estamos dando contra la droga, centralizadas en combatir sólo la oferta, es insuficiente; tenemos que ocuparnos del adicto para rehabilitarlo y tenemos que preocuparnos del que puede caer en la adicción para contenerlo. Lo contrario será perder la lucha. No olvidemos que hace muchos años que estamos tratando de contener el avance del narcotráfico y hasta hoy es una batalla que venimos perdiendo.



DiarioLibre.info en Facebook


DiarioLibre.info en Whatsapp
PUNTOS DE VISTA
13/12/2017
Los que pagaban la deuda externa con la plata de los jubilados ahora se hacen los llorones
13/12/2017
Click Para Ver Noticia Completa
12/12/2017
El peronismo que destruyó la Argentina
Por Baby Echecopar
11/12/2017
Intendente de Rivadavia Fabian Martín se están secando por falta de riego 100 árboles en la calle Amable Jones entre Saavedra y Moreno
07/12/2017

Cotizaciones
Dolar Riesgo País Precio Del Vino
$5,32 1.000 $2,00
EL AGUA VALE MAS QUE EL ORO
Difunta Correa - San Juan, Argentina
Copyright© 2005 - 2016 DIARIOLIBRE.info - Todos Los Derechos Reservados.