Argentina, San Juan, Domingo 24 de Octubre de 2021
HACIA UN NUEVO BLOQUE HISTÓRICO
De Daniel Chango Illanes





Aumentar Tamaño Texto
Disminuir Tamaño Texto
Enviar A Un Amigo
Recomendar DIARIOLIBRE.info
Imprimir
LOS BLOQUES HISTÓRICOS EN LA HISTORIA ARGENTINA EL ORDEN DE LAS HEGEMONÍAS Podría seguirse el siguiente orden:Bloque Histórico OriginarioBloque Histórico ColonialCrisis Orgánica 1767/76 - 1829/31Ciclo Revolucionario: 1804 - 1824Función Restauradora del Rosismo como puente entre el bloque histórico colonial y cierre de la crisis orgánica abierta desde el 1767/76 - 1829-31Nueva Crisis Orgánica y Movimiento Social y Regional Constituyente (1851 - 1859)Bloque Histórico Eurocéntrico (1860 - 1983)Crisis Orgánica 1983 - 2010 EL ORDEN DE LAS RESISTENCIAS Resistencia Originaria, siglos XVI - XVII: las primeras experiencias de resistencia, hasta llegar a los movimientos de Juan Calchaquí, Juan Chelemín, Bohórquez.Resistencia Originaria, siglo XVIII: Tupac Amaru, Tupac Katari.Resistencia Originaria: siglo XIX.Resistencia Femenina al patriarcalismo y despotismo familiar tradicional: María Sánchez.Resistencia Federal de matriz artiguista.Resistencia guerrillera en el Norte durante la Guerra de la Independencia.Ofensiva revolucionaria a partir del Ejército de Cuyo, organizado por San Martín, desde 1814.Ofensiva revolucionaria a partir de la Declaración de la Independencia, 1816.Resistencia federal de matriz dorreguista.El "catilinismo" de José Miguel Carrera.Resistencia del frente federal del Interior: Quiroga.La resistencia del Interior profundo y de la travesía: El Chacho, Chapanay, Varela, Guayama.Resistencia del frente federal del Interior al mitrismo y a la guerra del Paraguay: la Revolución de los Colorados 1866 - 67.La primera emergencia del Populismo Plebeyo: por dentro del yrigoyenismo.El puente intelectual entre el yrigoyenismo y el peronismo.La segunda emergencia del Populismo Plebeyo: por dentro del peronismo, en especial Eva Perón.La tercera emergencia del Populismo Plebeyo: 1955 - 1983.La cuarta emergencia del Populismo Plebeyo: 1983 - 2001.La quinta emergencia del Populismo Plebeyo: 2001 - ....... BLOQUE HISTÓRICO COLONIAL El BH colonial de poder se va formando con la conquista y la colonización, es decir la encomienda y el surgimiento de las ciudades. Comienza a derrumbarese a partir de la expulsión de los jesuitas y la creación del Virreinato. Es ahí donde comienza una gran crisis orgánica. Eso se manifiesta a nivel intelectual con la deserción de un gran número de intelectuales respecto de la ideología que había sido dominante durante la conquista y colonización, principalmente con la disconformidad con los valores contrarreformitas. El poder de la Metrópoli es conciente de la incidencia económica, financiera y fiscal de este clima y de las situaciones polemológicas implícitas, y por ello da organización definitiva a la al sistema administrativo colonial con la Real Ordenanza de Intendentes. Durante el BH colonial, el centro del poder local, la institución fundamental, fue el Cabildo. En él se vivía la política colonial. Hubo resistencia: las insurrecciones indígenas se perfilaron de manera muy firme durante todo el período: Juan Calchaquí, Juan Chelemín, Tupak Amaru, Tupak Katari. El clima de resistencia fue fundamental. El BH colonial tuvo como grandes componentes sociales:Elite conquistadora y encomendera.Los partidos enfrentados: beneméritos y confederados. Hay entre ellos algo de antagónico, entre premodernidad y modernidad, pero lo más es diferencia contradictoria. Hernandarias, que no todos los beneméritos, antagonizaba con los confederados. También en el BH eurooligárquico, Irazusta, en los años 30 del siglo XX, antagonizaba con el capital inglés sin enfrentar del todo a la oligarquía dominante.Una clase intelectual fundada en las órdenes religiosas.Dos universidades (Charcas y Córdoba). En la primera de ellas el debate se fue profundizando. Cabe recordar la influencia de Victorian de Villava sobre Mariano Moreno en la cuestión del cuestionamiento y desocultamiento a la explotación de los indígenas. LA GENERACIÓN REVOLUCIONARIA Arranca en la descomposición del BH colonial, que va desde 1767 hasta 1821, desde la expulsión de los jesuítas hasta la liquidación del Cabildo. El programa revolucionario es el Plan de Operaciones de Mariano Moreno. Es precisamente eso lo que no se hace. Se impide que se haga. Tampoco el federalismo revolucionartio de Artigas. Ambos vectores revolucionarios quieren ser continuados y fusionados por Manuel Dorrego, primero enviado al exilio y luego fusilado, por el ejército de Lavalle. La Revolución era el Plan de Operaciones y las Instrucciones Orientales. Y el federalismo doctrinario postmorenista y bolivariano de Dorrego. Contra todo ello se alzan el restauracionismo rosista y el liberalismo rivadaviano, antecedentes ambos del mitrismo. EL PUENTE ENTRE EL BH colonial y el BH euroligárquico El régimen rosista y las formas que en distintos lugares del país cobró la llamada Santa Federación (que no era el federalismo sino la restauración de un poder oligárquico fuerte cerrando el camino al federalismo auténtico y creando un centralismo absorbente y represivo), fue el nexo,, el puente histórico entre ambos bloques, para lo cual liquidó la transición revolucionaria. Podría decirse sin exceso alguno, que el régimen rosista tuvo una función: mezcló los fundamentos de los beneméritos con los de los confederados. Rosas aparecía como benemérito, como una especie de Hernandarias, pero en verdad en su interior y en el interior de su régimen era un confederado. EL BLOQUE HISTÓRICO EUROLIGÁRQUICO Combinó una forma racista y civilizatoria al mismo tiempo. Es eurocéntrico porque se considera heredero de la civilización europea y justifica sus saqueos y masacres en ese principio. Pero también descalifica y persigue a los inmigrantes cuando escapan del control de la élite. Y es así como el ideólogo reaccionario Leopoldo Lugones, llama a los inmigrantes con desprecio y temor, la "plebe ultramarina". Las fuerzas armadas conformadas desde el Ejército mitrista, primero, con academias militares creadas por Sarmiento, roquista después, setembrino luego, neoliberal y antipopulista, se activaron siempre con la práctica del genocidio. Y si no genocidio, con una permanente amenaza de represión. Es el modelo diseñado por Mitre, Sarmiento, Roca, Uriburu, Agustín P. Justo, Aramburu, Onganía, Videla y sus respectivos séquitos. Todos ellos participaron de la idea de constituir una Nación blanca, europea, o imitación de Estados Unidos. Pero no en lo democrático sino en el racismo. Hay un medio de comunicación que atraviesa toda la historia del BH euroligárquico: el diario La Naciónm fundado por Mitre y alimentado por el Proceso de 1976-1983. Así como en el BH colonial, la institución dentral fue el Cabildo, en el BH euroligárquico, la institución central fueron las fuerzas armadas. Ellas definieron la situación en 1860, en 1866-67, en el 80, en el 90, en 1930, en 1955, en 1966 y en 1976. Siempre estuvieron. En todos los casos nombrados sostuvieron de manera efectiva y represiva el BH euroligárquico. Lo sorprendente es que a pesar de la presencia absorbente de las fuerzas armadas, el BH euriligárquico perdió el Alto Perú, la Banda Oriental y ensanchó su espacio sobre los territorios indígenas. Las fuerzas armadas concatenaron su acción con las entidades financieras y con los grandes diarios. En 1930 y en 1955 la hegemonía se sostiuene sobre la base de la proscripción. Hay que considerar muy especialmente los mecanismos de absorción de políticos que tienen los aparatos mediáticos, cuya diversidad aparente y cuyas diferencias pueden confundir. Pero no logran absorber tanto que no haya hecho falta - siempre - la represión. LA QUINTA EMERGENCIA DEL POPULISMO PLEBEYO: Coincide con la crisis orgánica abierta a pincipios de los 80. De ahí se abre el caminjo hacia el BH Sinérgico sobre el cuál sólo se pueden indicar algunos componentes, pero no se lo puede efectivamente caracterizar porque aún no está, aunque ya se insinúa. Las cuatro emergencias anteriores, y la resistencias históricas del siglo XIX fueron vencidas y aniquiladas. Pero los vencidos fueron dando su aporte y su experiencia en forma histórica vestigial. LA CUESTIÓN DE LA BASTILLA: Raúl Alfonsín, en 1983, pudo ser el vértice del nuevo bloque. Pero lo venció su propio deliberacionismo republicano institucionalista formal y su cospolitismo centrífugo. Además, por formación, no tenía un proyecto gramsciano, aunque la derecha lo acusara de eso en ocasión del Congreso Pedagógico. Además no era yrigoyenista, no era un hombre del movimiento nacional. Estaba más cerca de R. M. Ortiz que de Arturo Jauretche. Por todas estas razones, el retroceso fue muy fácil. Desde el 83 no vino más democracia, vino un formalismo limitado por el neoliberalismo y el neoconservadorismo. Pesaron más los contenidos que las formas, a pesar de lo que pensaban los alfonsinistas, muchos de ellos con muy buenas intenciones. Pero además, estaban aquellos que prometían formas y las ponían en escena como encubrimiento y camouflage de contenidos que favorecían al BH eurocéntrico y oligárquico. Alfonsín dijo una gran verdad: "con la democracia se come, se cura, se educa". Pero lo que ocurría es que no había democracia en plenitu y, más grave aún, Alfonsín confundía democracia con República. Y con la república puede ocurrir que ni