Argentina, San Juan, Miércoles 01 de Abril de 2020
Valle de la Luna - San Juan - Argentina
UN FALLO EN TIEMPO RÉCORD AL SERVICIO DE LA BARRICK
LEY DE PRESERVACIÓN DE GLACIARES Y DEL AMBIENTE PERIGLACIAL EN SAN JUAN - Por Horacio Alcuaz, Diputado de la Nación (Partido GEN)





Aumentar Tamaño Texto
Disminuir Tamaño Texto
Enviar A Un Amigo
Recomendar DIARIOLIBRE.info
Imprimir
A confesión de parte…

La urgencia de la Barrick Gold, las cámaras empresarias y algunos sectores gremiales por evitar la vigencia de la Ley de Protección de Glaciares, demuestra que la contaminación y destrucción del medio ambiente y las reservas de agua por parte de las mineras es una verdad irrefutable.

No es novedad la reticencia del Gobierno de San Juan hacia una ley nacional de preservación de glaciares y del ambiente periglacial. El lobby empresarial y de algunos gobernadores de las provincias mineras ha obtenido victorias circunstanciales –aunque sustanciales si se las mide en utilidades-, tales como el veto presidencial a la ley del año 2008, la fallida propuesta “light” de Filmus en el Senado a la medida de los intereses económicos de las compañías mineras, y la dilación del tratamiento del tema en ambas Cámaras en general, permitiendo a la Legislatura de San Juan el dictado de una complaciente ley provincial “express” que se anticipó a la sancionada -y recientemente publicada- a nivel nacional.

Lo cierto es que ese afán por eludir el cumplimiento de los presupuestos mínimos ambientales de protección de glaciares, no sólo se manifiesta en el accionar lobbista del gobierno de Gioja y la Legislatura sanjuanina, sino que se replican en el ámbito judicial.
Corta vida (en realidad ninguna) tuvo la nueva ley nacional en la provincia de San Juan.

Una vez exenta de toda amenaza de veto presidencial y publicada el 28 de octubre como Ley N° 26.639, la justicia federal de San Juan actuó con una celeridad inédita que sorprendería a cualquier consumidor o usuario que alguna vez haya intentado obtener de manera expedita una medida cautelar por ver vulnerados los derechos colectivos.

El pasado 2 de noviembre, el Juez Miguel Ángel Gálvez, a cargo del Juzgado Federal N° 1, decidió suspender la aplicación de la norma en todo el territorio provincial hasta tanto se resolviera la petición de declaración de inconstitucionalidad presentada el día anterior por sectores empresarios y gremiales[1]. Idéntica medida cautelar fue concedida la semana siguiente ante dos presentaciones de la Barrick Gold.[2]

¿Será que “los Gioja”, la Barrick, cámaras empresarias, mandos sindicales, legisladores, jueces… todos conocen e intentan ocultar los estragos que está haciendo la minería en San Juan? De lo contrario, no sería tan acuciante obstruir la vigencia de la ley.

Lo más llamativo de aquellas resoluciones judiciales teóricamente de “naturaleza cautelar” es que suspenden los efectos de la ley en su totalidad. Esto es: tanto de las disposiciones relativas a la definición de glaciar y ambiente periglacial –objetos de protección de la norma-, al Inventario Nacional de glaciares como fuente de información de los recursos hídricos, o a la realización de una evaluación de impacto ambiental para toda actividad futura que pueda afectar las zonas protegidas, como de las que prohíben lisa y llanamente la actividad minera en las áreas de glaciar y ambiente periglacial u obligan a la realización de una auditoría ambiental en aquellos emprendimientos en ejecución, habilitando la adopción de medidas como el cese, traslado o restauración del ambiente.

Es importante recordar que este año la Corte Suprema ha tenido la oportunidad de pronunciarse sobre los alcances de las medidas cautelares en torno a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, y ha rechazado la posibilidad de neutralizar por completo la aplicación de una ley del Poder Legislativo Nacional. Afirmó que ese poder no lo confiere la Constitución Nacional a la sentencia que decide sobre el fondo de la cuestión y menos aún cautelarmente y que una potestad judicial “contra legislativa” de semejante magnitud es inimaginable[3]. Por último, la Corte aclaró que la medida cautelar no debe anticipar la solución de fondo, ni puede extenderse por un tiempo indefinido[4].

Ahora, volviendo al polémico fallo del juez de San Juan, más que de una medida precautoria parece tratarse de una sentencia definitiva y más aún: se pretende impedir la aplicación de toda la ley a lo largo y ancho de toda la provincia, incluso vedando la instrumentación de normas de carácter general y que hacen a la información ambiental de la que todo ciudadano debe disponer libremente de acuerdo con la normativa ambiental vigente en el orden nacional (Ley General de Ambiente y Ley de Acceso a la Información Pública Ambiental). Nos preguntamos: ¿qué es el inventario de glaciares, sino un medio para conocer la existencia y estado de las reservas de agua de las que gozamos todos los argentinos? ¿Acaso los mega-emprendimientos multinacionales mineros tienen la potestad de ocultar dicha información para así impedirnos una adecuada protección? Claro que esto parece una nimiedad cuando se pretende que seamos espectadores mientras estos holdings actúan como verdaderos soberanos, saqueando nuestros recursos, esparciendo sus desechos, o reescribiendo nuestras fronteras con total impunidad y desparpajo.

Parecen preocupar al juez el patrimonio y los derechos adquiridos de las compañías mineras que se verían afectados de aplicarse la ley de glaciares, generándoles un estado de incertidumbre e intranquilidad. No así le preocupan la preservación del ambiente y los recursos naturales. Pero magna contradicción expresan sus argumentos: mientras considera fundada la petición porque el perjuicio (¿económico?) para las empresas podría ser irreparable y afirma que la suspensión de la ley no traería consecuencias dañinas al ambiente, admite –por otro lado- la trascendencia ambiental que puede tener la medida por tratarse de actividades que podrían estar prohibidas por la ley.

¿Será que en la escala de valores del oficialismo provincial las pérdidas económicas se consideran irreparables, y por tanto resignar un medio ambiente saludable es un riesgo que vale la pena correr? Creemos que no. Y por eso reiteramos…



DiarioLibre.info en Facebook


DiarioLibre.info en Whatsapp
PUNTOS DE VISTA
20/03/2020
01/04/2020
30/03/2020
30/03/2020
Gines un chanta frente al ministerio de Salud
30/03/2020
Estos chantas no ayudan, confunden con un autobombo personal inventado

Cotizaciones
Dolar Riesgo País Precio Del Vino
$5,32 1.000 $2,00
EL AGUA VALE MAS QUE EL ORO
Difunta Correa - San Juan, Argentina
Copyright© 2005 - 2016 DIARIOLIBRE.info - Todos Los Derechos Reservados.